Antecedentes

México cuenta con un sistema democrático legitimado, toda vez que es la ciudadanía -a través del voto- quien elige a quienes nos habrán de gobernar, por tal motivo, la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres, adquiere vital importancia, toda vez que nombra el derecho de las personas a participar activa y equitativamente en todas las áreas de la vida pública y privada, contribuyendo de esta manera a la consolidación de un sistema democrático e incluyente.

La legislación electoral se ha modificado en cuatro ocasiones, a partir de 1996, incorporando temas encaminados a promover y garantizar la equidad de género en la nominación de candidaturas a cargos de elección popular.

Por lo anteriormente expuesto, a continuación se expone el cumplimiento de estas reglas en materia de paridad de género de manera general, agrupando los procesos electorales de conformidad con la reforma electoral vigente, para quedar como se detalla a continuación

Candidatos(as) Registrados(as)

El total de candidatos (as) registrados (as) durante el periodo de 1995 a 2016, propietarios (as) y suplentes fue de 29,791, tal y como se detalla a continuación:


A continuación se detalla el análisis del cumplimiento de las reglas de paridad por parte de los partidos políticos, de conformidad con la reforma electoral vigente al momento de la elección:

Reforma Electoral 1996. Cuota de género 70/30. (No Obligatoria).

Durante el periodo de 1995 a 2001, en Tamaulipas se llevaron a cabo tres procesos electorales -1995, 1998 y 2001-, registrándose un porcentaje de 66.84 % de candidatos y un 33.16 % de candidatas, tanto propietarios (as) como suplentes. En este sentido se observa que los partidos políticos cumplieron con la cuota electoral, toda vez promovieron la mayor participación política de las mujeres y no excedieron el 70% en el registro de candidaturas de un mismo género.

Reforma Electoral 2002. Cuota de género 70/30 (Obligatoria).

Con esta reforma se introdujo la obligatoriedad de la cuota electoral 70/30, por lo que podemos observar que en los procesos electorales 2004 y 2007, celebrados en Tamaulipas, los partidos cumplieron con esta regla, toda vez que registraron un porcentaje de 58.93 % de candidatos y un 41.07 % de candidatas, tanto propietarios (as) como suplentes.

Reforma Electoral 2007-2008. Cuota de género 60/40.

Durante el periodo de 2008 a 2013, en Tamaulipas se llevaron a cabo tres procesos electorales -2009-2010 y 2012-2013-, registrándose un porcentaje de 54.14 % de candidatos y un 45.86 % de candidatas, tanto propietarios (as) como suplentes. En este sentido se observa que los partidos políticos cumplieron con la cuota electoral, toda vez que no excedieron del 60% en el registro de candidaturas para un mismo género.

Reforma Electoral 2014. Principio de Paridad de Género 50/50.

Con esta reforma la equidad de género paso al orden constitucional, imponiendo a los partidos políticos la obligación de garantizar la paridad de género en la postulación de candidaturas; 50% hombres y 50% mujeres. Bajo el marco de esta reforma, en Tamaulipas se llevó a cabo el Proceso Electoral 2015-2016 en donde se registraron un total de 50.20 % de candidatos y 49.80 % de mujeres, cumpliendo de esta manera con el mandato constitucional. En este contexto se observa que si bien es cierto no se cumplió con la regla 50/50, también lo es que la diferencia corresponde a la mínima diferencia porcentual, producto del registro en un número impar de candidaturas.

Candidatos(as) Electos(as)

No obstante que las reglas en materia de paridad de género aplican solo en el registro de las candidaturas, observamos que tienen un impacto positivo en la elección de las mismas, toda vez que como podemos observar en el análisis que a continuación se detalla, se ha incrementado el porcentaje de mujeres electas para los distintos cargos de elección popular en el Estado de Tamaulipas.

En este orden de ideas, el total de candidatos (as) electos (as) durante el periodo de 1995 a 2016, tanto propietarios (as) como suplentes, fue de 8427, tal y como se detalla a continuación:


Como puede observarse en el cuadro que antecede, la introducción de las cuotas electorales a partir de la década de los noventa, ha impactado de manera positiva en la elección de las mujeres para los distintos cargos de elección popular (propietarias y suplentes) en el Estado de Tamaulipas, toda vez que de un 25.71 % producto de la introducción de las cuotas de género (1995, 1998 y 2001), se incrementó a 40.64 % producto de la reforma 2002 (2004 y 2007), a un 43.23 % con la reforma electoral 2007-2008 (2009-2010 y 2012-2013), hasta llegar a la paridad con la reforma electoral 2014 con un porcentaje de participación de la mujer de 51.53 %.

A continuación se muestra el impacto de las reformas electorales en los temas de paridad de género, en el registro y elección de candidatos (as) –propietarios (as) y suplentes -a los distintos cargos de elección popular en el Estado de Tamaulipas, por el periodo de 1995 a 2016:

Como se observa en el gráfico que antecede, la evolución de la cuota de género a la paridad de género en el registro de candidaturas a los distintos cargos de elección popular, ha incentivado la participación política equilibrada de mujeres y hombres, a partir de la reforma de 1996 con la implementación de las cuotas de género, hasta llegar a la paridad con la reforma electoral 2014, logrando así la construcción de una democracia paritaria e incluyente en el Estado de Tamaulipas.

Reforma Electoral de 1996

A partir de la década de 1990 comenzó la era de las cuotas de género, establecidas como un mecanismo para incentivar la participación de las mujeres en la vida y en la toma de decisiones políticas. Las cuotas electorales, por razón de género, son una especie dentro del concepto más amplio de las acciones afirmativas, son la reserva que hace normalmente la ley electoral y excepcionalmente la Constitución para que ningún género pueda tener más de un determinado porcentaje de representantes en los órganos legislativos. Surgieron como una medida en el ámbito nacional e internacional para encontrar un equilibrio en la participación de mujeres y hombres en los órganos de toma de decisiones.

A partir de la década de 1990 comenzó la era de las cuotas de género, establecidas como un mecanismo para incentivar la participación de las mujeres en la vida y en la toma de decisiones políticas. Las cuotas electorales, por razón de género, son una especie dentro del concepto más amplio de las acciones afirmativas, son la reserva que hace normalmente la ley electoral y excepcionalmente la Constitución para que ningún género pueda tener más de un determinado porcentaje de representantes en los órganos legislativos. Surgieron como una medida en el ámbito nacional e internacional para encontrar un equilibrio en la participación de mujeres y hombres en los órganos de toma de decisiones.

Lo que aporto esta reforma en materia de equidad entre hombres y mujeres, fue la propuesta de una acción afirmativa para impulsar que los partidos incluyeran en sus documentos básicos que las candidaturas a cargos de elección popular no excedieran del 70% para un mismo género, respecto al tema que nos ocupa, se incluyó la siguiente disposición en el Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales:

Artículo Vigésimo Segundo Transitorio.-Los partidos políticos nacionales considerarán en sus estatutos que las candidaturas por ambos principios a diputados y senadores, no excedan del 70% para un mismo género. Asimismo, promoverán la mayor participación política de las mujeres.

Reforma Electoral de 2002

Lo que aportó esta reforma en materia de equidad entre hombres y mujeres:

1.La obligación de los partidos políticos de promover la paridad de género en la nominación de candidaturas a cargos de elección popular.

2.Esta reforma supuso un avance al introducir la obligatoriedad de la cuota, precisando un porcentaje de 30% para candidaturas propietarias y estableciendo como sanción la negativa de registro de las candidaturas que incumplieran con ésta, no obstante, eximió a los partidos de acatarla en candidaturas de mayoría relativa que fueran resultado de un proceso de selección mediante voto directo.

Reforma Electoral de 2007 - 2008

El objetivo principal de esta reforma, se enfocó a mejorar las condiciones de equidad de la contienda y trato temas específicos respecto a la equidad de género; se estableció una cuota obligatoria de 40% para registrar candidatos de un mismo género, procurando llegar a la paridad. Quedaron exceptuadas las candidaturas de mayoría relativa:

1.De la totalidad de solicitudes de registro, tanto de las candidaturas a diputados como de senadores que presenten los partidos políticos o las coaliciones ante el Instituto Federal Electoral, deberán integrarse con al menos el cuarenta por ciento de candidatos propietarios de un mismo género, procurando llegar a la paridad.

2.Quedan exceptuadas de esta disposición las candidaturas de mayoría relativa que sean resultado de un proceso de elección democrático, conforme a los estatutos de cada partido. Artículo 220 1. Las listas de representación proporcional se integrarán por segmentos de cinco candidaturas. En cada uno de los segmentos de cada lista habrá dos candidaturas de género distinto, de manera alternada.

Reforma Electoral de 2012

Con esta reforma se realizaron modificaciones sustantivas a los elementos constitutivos del sistema electoral mexicano, se promulgaron leyes reglamentarias de la materia electoral; Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales y La Ley General de Partidos Políticos, considerando los siguientes temas en materia de equidad de género:

1.La equidad de género pasó al orden constitucional, imponiendo a los partidos políticos la obligación de garantizar la paridad de género en la postulación de candidaturas, es decir, que se integren las listas con el 50% de hombres y 50% de mujeres en la postulación de candidaturas a legisladores federales y locales.

2.La Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales, en su artículo 7, prevé que es derecho de los ciudadanos y obligación para los partidos políticos la igualdad de oportunidades y la paridad entre hombres y mujeres para tener acceso a cargos de elección popular. El principio de paridad es exigible para los partidos políticos en las candidaturas a cargos Legislativos Locales y Federal, eso no limita que en la legislación local puedan incluirse cargos ejecutivos (ayuntamientos o regidurías).

3.La Ley de Partidos en su artículo 3, párrafo 5, señala que los partidos políticos deberán hacer públicos los criterios para garantizar la paridad de género, los cuales deben ser objetivos y asegurar condiciones de igualdad entre géneros. No se admitirán criterios que tengan como resultado que alguno de los géneros le sean asignados exclusivamente distritos en los que el partido haya perdido en el proceso electoral anterior.

4.La Constitución Política del Estado de Tamaulipas, en su artículo 17, fracción III, señala que el Estado reconoce a sus habitantes el derecho de los varones y las mujeres a la igualdad de oportunidades en los ámbitos político, económico, social y cultural.

De igual manera en su artículo 20, fracción II, apartado D, párrafo cuarto, prevé, que en los términos que se establecen en la Constitución Federal y la legislación aplicable, conforme a las reglas que para tal efecto se establezcan en la ley, los partidos políticos no podrán proponer a más del 50% de candidatos de un solo género, a un mismo órgano de representación política. La autoridad electoral administrativa velará por la aplicación e interpretación de este precepto para garantizar la paridad de género.

5.La Ley Electoral del Estado de Tamaulipas, en su artículo 5 señala que es derecho de los ciudadanos y obligación para los partidos políticos, la igualdad de oportunidades y la paridad entre hombres y mujeres para tener acceso a las candidaturas de elección popular.




Instituto de la Mujer Tamaulipeca
Instituto Electoral de Tamaulipas
Tribunal Electoral del Estado de Tamaulipas